Me da verguenza quitarme la mascarilla

Ansiedad sin máscara

Lee siempre ha temido encontrarse con viejos amigos y conocidos por la ciudad, ya que estas interacciones espontáneas le resultaban “extremadamente incómodas”. Solía programar sus salidas de compras para minimizar la posibilidad de cruzarse con alguien conocido, esperando hasta casi la hora de cierre antes de salir. “Desde que llevo la máscara, mis interacciones incómodas con amigos y familiares se han reducido considerablemente”, afirma. Ahora, va a las tiendas siempre que quiere, sin preocuparse de a quién puede ver. Espera que, incluso después de que termine la pandemia, siga siendo socialmente aceptable llevar mascarilla.

Sin embargo, hay quien disfruta en secreto de la nueva obligación de llevar mascarilla, por razones que van desde la comodidad y la conveniencia hasta las más complejas y psicológicas. Algunos ven con buenos ojos la forma en que los antifaces reducen o modifican interacciones que, de otro modo, podrían provocar ansiedad social. Pero, ¿es éste un mecanismo de supervivencia útil? y ¿qué ocurrirá cuando la pandemia llegue a su fin? ¿Alguna vez ha tenido un trabajo en el que tuviera que sonreír? Las máscaras permiten a algunas personas, como los camareros de restaurantes, dejar de lado sus sonrisas forzadas y hacer su trabajo con menos agobio (Crédito: Alamy)’El anonimato conlleva poder’

¿Por qué me siento inseguro cuando me quito la máscara?

“Una máscara hace que las personas inseguras de su aspecto se sientan un poco más invisibles”, afirma Rebecca Leslie, psicóloga de Atlanta. “Y sin una máscara, se puede sentir como si hubiera más necesidad de usar maquillaje o cubrir las imperfecciones percibidas previamente cubiertas por una máscara”.

  Mascarilla facial peel off

¿Está bien bajarse la máscara?

Bajarse la máscara para hablar

Si alguien se baja la mascarilla o se la desengancha de las orejas cuando habla con otras personas, está desvirtuando el objetivo de llevar mascarilla. Puede llevar algún tiempo adaptarse, pero es importante mantener la mascarilla en la cara en la posición correcta.

No quiero quitarme la máscara

Hacía tiempo que no salía de casa, pero me sentía segura de mi decisión de aventurarme en público con la cara cubierta. Mi madre y yo llevábamos allí menos de 20 minutos cuando una clienta sin máscara acercó su carrito al nuestro, mucho más cerca de lo que exige la distancia social de dos metros. Educadamente apartamos nuestro carrito, lo que al parecer molestó a la mujer: “Estas dos mujeres actúan como si yo tuviera una enfermedad o algo así”, dijo en su teléfono.

Ignoramos cortésmente el comentario -aunque me hizo sentir frustrada y acosada- y seguimos comprando. Pero a medida que me aventuré más y más en mi estado natal de Tennessee, donde actualmente estoy en cuarentena con mis padres -y donde los funcionarios del gobierno todavía tienen que exigir oficialmente el uso de máscaras en todo el estado, en lugar de simplemente alentarlo- vi aún más gente a mi alrededor en varias tiendas que optaban por no llevar máscaras. Desgraciadamente, mi familia y yo estamos en minoría entre las personas que deciden llevar la cara cubierta.

Ver a alguien sin máscara por primera vez

La Dra. Jennifer M. Gómez, profesora adjunta del Departamento de Psicología y del Merrill Palmer Skillman Institute for Child & Family Development (MPSI) de la Wayne State University, afirma que nuestro cuerpo detecta cuándo no estamos recibiendo los recursos que necesitamos para sobrevivir y uno de esos recursos es el aire. ¡Aunque llevar una mascarilla no pone a una persona en peligro de asfixia, el Dr. Gómez afirma que la mascarilla le dice a nuestro cuerpo: “¡Eh! Creo que hay algo malo aquí que está interrumpiendo la respiración! Hay peligro”. Nuestro cuerpo responderá entonces hiperventilando, poniéndose ansioso o entrando en pánico para alertarnos de que podría haber un problema, en este caso problemas para respirar, para que hagamos algo al respecto. Nuestra reacción está pensada para salvarnos la vida y es, en realidad, lo que nuestro cuerpo debe hacer. Sin embargo, el Dr. Gómez señala que el problema radica en que la mascarilla engaña a nuestro cuerpo y en realidad no corremos el riesgo de recibir menos oxígeno por llevarla puesta. Esto se ve agravado por el hecho de que, en realidad, podemos quitarnos fácilmente la mascarilla para respirar todo el aire que queramos. En otras palabras, dice el Dr. Gómez, “tu cuerpo está respondiendo como lo hace la alarma de incendios de tu casa cuando en la cocina hay demasiado humo pero no hay fuego. Es una falsa alarma”.

  Mascarillas de alto flujo

Efecto psicológico de llevar una máscara

Antes de que empezara el sofocante calor del verano, el gobierno japonés relajó sus directrices sobre el uso de mascarillas, aconsejando a la gente que se las quitara siempre que fuera posible para evitar incidentes relacionados con el calor. Para algunos, esto fue música para sus oídos. Se acabaron las barbillas sudorosas y las carreras de vuelta a casa cuando, a medio camino de la estación, te dabas cuenta de que podías sentir la brisa en la cara. Para otros, esta noticia incitó un nuevo nivel de ansiedad oculta.

  Mango mascarillas

En Japón, la presión social de llevar mascarilla puede ser la razón por la que muchos dudan en quitársela. No es raro pasear por una calle vacía de los suburbios de Tokio y ver a gente caminando o en bicicleta con una mascarilla puesta (y ni siquiera como hamaca para la barbilla, en realidad las llevan para taparse la nariz y la boca).

Al principio de la pandemia, nos dijeron que lleváramos mascarillas para protegernos y proteger a nuestros seres queridos del virus. Se convirtió en un consuelo, casi una manta de seguridad. Ofrecía una sensación de control sobre una situación sobre la que teníamos poco control, así que es fácil entender por qué la gente no está preparada para deshacerse de las mascarillas por completo, especialmente ahora que el coronavirus está lejos de desaparecer.

Esta web utiliza cookies propias para su correcto funcionamiento. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad